Fachada restaurante Isidro

Restaurante Isidro (El Rocío)

Hoy os quiero hablar del Restaurante Isidro, ubicado en uno de esos lugares mágicos, donde la comida es excelente pero el entorno es un auténtico paraíso. Me estoy refiriendo a la Aldea de El Rocío, el Almonte (Huelva) donde cada año se celebra su tradicional romería considerada la mayor de España, y una de las mayores del mundo, en cuanto a número de visitantes en su semana grande. Se celabra durante la semana que coincide con el lunes de Pentecostés y congrega ese día a miles de personas que quieren ver como los almonteños saltan la reja y sacan a su patrona por toda la aldea. Además, su ermita se encuentra a orillas de las marismas, en pleno corazón de Doñana. Si no lo habéis visto nunca deberíais ir al menos una vez en la vida. Es sencillamente impresionante.

Ermita de El Rocío

En esta idílica aldea podemos encontrar una gastronomía rica y variada, con un buen número de establecimientos por metro cuadrado donde sobra la calidad de sus materias primas. Carnes ibéricas, pescados de la costa, verduras frescas y un sinfín de de platos elaborados de mil y una maneras que hacen que la visita, degustación y visita de sus calles sea una auténtica delicia para los sentidos.

Restaurante Isidro
Restaurante Isidro

Pues bien, haciendo esquina en la avenida de los Ánsares podemos encontrar este hostal/restaurante con una amplia terraza desde la que degustar, a pleno solecito, sus buenos platos.

En esta visita comenzamos por pedirnos un buen vermut, como solemos hacer, acompañando a unas croquetas variadas, una ración de choco frito y un plato que, cada vez que veo en una carta solemos pedir, las alcachofas con jamón.

Seguidamente pedimos unas cachuelas de conejo con tomate. Las cachuelas son las asaduras del conejo y suelen elaborarse por esta zona a la plancha con una salsa de ajo, aceite y perejil. No os vayáis sin pedir este plato… os va a encantar. También, por recomendación del camarero, pedimos un rejo de pulpo a la brasa y unas papas arrieras buenísimas. Comentaros que me encanta cuando en un restaurante me ponen patatas frescas y no congeladas pues dice mucho del sitio. Estos platos fueron regados con una botella de Ramón Bilbao Crianza, un Rioja que por su sabor y precio solemos degustar a menudo en restaurantes.

Llegados a este punto ya estábamos bastante satisfechos pero decidimos parar un poco para tener hueco para algo más, aunque fuera un pequeño postre. Con esta filosofía pedimos un plato de atún con tomate ya que no nos queríamos ir sin probarlo pues fue una recomendación nada más sentarnos. De postre solo pudimos con una milhoja pero… que buena estaba!

Al llegar la tarde fuimos un rato a disfrutar del entorno y tomamos café y una copa en el hotel La Malvasía, al lado de la marisma. Despido este artículo comentando que tanto por entorno como por gastronomía tenéis que visitar la aldea de El Rocío y si coméis en Restaurante Isidro acertaréis de pleno. Ya os iré trayendo más establecimientos de este mágico lugar.

Espero que os guste el día tanto como a mi y que disfrutéis de los platos del Restaurante Isidro y de su entorno privilegiado. Ya me contaréis.

4.8/5 - (6 votos)

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 15 =