Restaurante Almoradux

Restaurante Almoradux

Este fin de semana hemos pasado por uno de mis sitios favoritos, el Restaurante Almoradux, en pleno corazón de Doñana. Se encuentra situado en el término de Hinojos y se accede por una carretera ó camino rural entre pinares centenarios. Ya sólo el entorno es una auténtica delicia para la vista y el olfato.

Terraza Restaurante Almoradux
Terraza Restaurante Almoradux

El local dispone de un amplio patio con olivos donde, en los meses de primavera, da gusto sentarse al solecito. Además, tiene un amplio salón con mucha decoración en madera que lo hacen confortable y agradable a la vista. Si encima le sumamos una comida de un calidad excepcional, sobre todo en carnes, una carta de vinos amplia y a buen precio y un no menos excepcional pescado tenemos el cóctel perfecto para pasar una amplia y buena velada.

Como siempre, comencé mi almuerzo con una exquisita copa de vermut, de esas que abren el apetito. Vino acompañado con un surtido de chacina ibérica y queso, pimentada de melva, revuelto de ortiguillas y gambas blancas de Huelva.

Antes de continuar quiere advertiros de que éramos un grupo bastante numeroso, lo que me permitió degustar bastantes platos. ¡No penséis que como tanto! Eso si, he de decir que estaba todo buenísimo y es por esto que Restaurante Almoradux fugura en los sitios TOP de mis recomendaciones.

Tras un breve reposo y una buena charla continuamos por pedir un lenguado a la plancha, entrecot de ternera, chuletitas de cordero y un plato que tenéis que probar si ó si, su exquisito brazuelo de cordero al horno, sin duda uno de los mejores que he comido. Seguidamente pedimos un magret de pato que se deshacía en la boca. Todo esto fue regado con dos de mis vinos favoritos, Habla del Silencio (tinto extremeño) y Martín Codax (Albariño). Una de las cosas que más me gusta de este sitio son sus guarniciones, con verduras frescas o patatas fritas o a lo pobre en su punto. No soporto llegar a un restaurante y encontrarme las típicas patatas congeladas.

Por recomendación de una de las personas que venían y que habia estado hace poco nos pedimos unas patatas con huevo y jamón, una ventresca de atún y unas puntillitas. Todos exquisitos, en especial las puntillitas que estaban muy frescas.

Seguidamente hicimos una paradita para compartir un poco de charlas y risas ya que nos habíamos puesto a comer y beber y no habíamos parado, prueba de lo exquisito que estaba todo lo que fué llegando a la mesa, unas veces por petición expresa y otras por recomendación del atento servicio de este restaurante. De esta forma probamos algunos platos que nunca había degustado en las muchas veces que he estado en este sitio.

Al llegar a los postres teníamos una sorpresa preparada pues se trataba de un almuerzo familiar para homenajear a mi cuñada, que tras una vida laboral plena está disfrutando ahora de su reciente y merecida jubilación. Le regalamos una tarta que fue acompañada por café y por unas copas que tomamos en la terraza hasta bien entrada la tarde.

Tarta sorpresa
Tarta sorpresa

En resumen os puedo decir que el Restaurante Almoradux nunca defrauda. Tienen una cocina basada en ingredientes de primera calidad, sin estridencias ni mezclas raras. Cocina tradicional de toda al vida. El precio está acorde a la calidad de sus platos y el trato por parte del personal es exquisito. ¿Que más se puede pedir? No dejéis de visitarlo y veréis como tengo razón. Uno de mis sitios Top.

5/5 - (3 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + dieciseis =