Venta el Culebrín (Monesterio)

Este es una de esas ventas de antaño, de las que solíamos parar cuando íbamos con el Seat 124 por la Ruta de la Plata. Tras construir la autopista quedaron pocas ventas en el recorrido pero ésta se ha convertido en parada obligatoria si vamos camino de Madrid, bien para desayunar si salimos tempranito o para almorzar, si nos entretenemos un poco. Su decoración y ambiente nos recuerdan esas clásicas ventas de carretera que se fueron perdiendo con los años y su cocina, principalmente basada en el cerdo ibérico nos retrotrae a una época donde se guisaba a fuego lento y los olores formaban parte del rito gastronómico.

Se encuentra a poco más de hora y media desde Sevilla en dirección a Mérida, un poco antes del cruce de Monesterio y justo al lado del Complejo Leo. Para mas aparcar en el escampado que se encuentra enfrente y entrar por su pequeña puerta comprendemos que estamos en sun sitio singular, para amantes de la casquería, exquisito tratamiento del cochino, sobresalientes guisos y chacinas.

Desde mi punto de vista no podéis pasar de largo (según amigos míos amantes de la casquería, ya sabéis que yo no soy amante de ese tipo de comidas😅) sin probar sus exquisitas manitas de cerdo o sus riñones al Jerez. Todo esto sin menospreciar unos entrantes de chacina que contienen toda la calidad y sabiduría atesorada durante años en su proceso artesanal de elaboración, asi como otros productos como la parrillada de verduras.

Si ya queréis algo más contundente, no me iría sin probar sus exquisitas orejas de cerdo guisadas, posiblemente las mejores que he probado, ó su prueba de matanza (chorizo picado) así como un plato cada vez más difícil de encontrar en restaurantes, las famosas migas extremeñas. Si por el contrario os decantáis por la carne ibérica disponen de una amplia variedad de platos con este ingrediente, donde no faltan la presa, el secreto ó incluso la caldereta de venao.

Destacar que cuentan con unas tapas diarias exquisitas que podréis ver en una vitrina sobre la barra y que podéis pedir en el salón restaurante. Por poneros un ejemplo, las migas, las orejas o la prueba de matanza que veis en las fotos son tapas, el resto son platos.

Comentaros que cuentan con unos buenísimos postres caseros y al final vendrá lo mejor: una relación calidad/precio difícil de conseguir. Si os pasáis pidiendo la broma no os saldrá por más de 20€ por persona(sin contar con vino claro está!😅). Por poneros un ejemplo, la foto de las orejas es solo una tapa que cuesta 3,5€ así que imaginaros como será el resto. Si váis os vais a acordar de lo que os digo. Ya me contaréis.

Y como siempre digo…”comer sano pero rico, rico”

5/5 - (45 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + seis =